lunes, 6 de junio de 2011

Amelie... y su pastel de ciruelas.


Es una de mis peliculas favoritas, la música, la fotografía, París... Quién no se ha dejado llevar alguna vez por la imaginación mientras preparaba un delicioso plato en la cocina...
Comparto con ella, el gusto por las pequeñas cosas, la imaginación desbordada en algunos momentos, la dulzura de sus actos, la ternura de su corazón... 



La primera vez que ví esta película, tuve la suerte de que fuera en la gran pantalla.
Me gustó mucho, tanto, que un extraño mimetismo se apoderó de mí, durante algunos instantes.
Me sentí identificada con muchas de las cosas que le suceden... tanto, que cuando salí de la sala de proyecciones, necesitaba verme reflejada en algún espejo para recordar que yo no era ella, y que sus grandes ojos negros, no eran mis ojos.


Una película, que fué capaz de trasmitirme emociones y sensaciones que uno vive, pero que nunca se comentan, que ocurren, pasan, y se esfuman. Por eso, al verlas reflejadas en la pantalla, me sentí tan identificada.
Hay una escena que me gusta especialmente, es una sensación que he experimentado en ciertas ocasiones, una sensación que no podría describir, sin embargo,... mejor que lo veáis con vuestros propios ojos.


La película tiene momentos preciosos, como cuando en un acto de cobardía no se atreve a hablar con el chico del que está enamorada y, mientras lo deja ir, viendo cómo se camina hacia la puerta, ella se derrite convertida en agua. O... cuando por la noche hace su ritual de belleza antes de ir a dormir, ataviada con un camisón lencero y unas gotitas de perfume. (¿Por cierto qué perfume será?)



O... cuando entresueños, graba algunas escenas de la televisión, en blanco y negro: Un abuelillo con pata de palo bailando claqué; una abuelilla rellenita con pañuelo en el pelo, tocando y cantando una buena pieza de rock; unos caballos que corren entre las bicicletas de algún tour de Francia. O... cuando sale un apuntador escondido para poner palabras acertadas en la boca de una tímida persona. O... las cosas que le gustan a Amelié: "Hundir la mano en un saco de lentejas", "Romper la crema catalana con la cuchara", "Hacer rebotar piedras en el agua calma", etc...
Podría seguir, pero es mejor verla.



Amelié Polain, ¿Son malos tiempos para los soñadores?

11 comentarios:

  1. Se trata de una película que me dejo encandilada y encantada... preciosa de verdad. Coincido con muchos de los comentarios y apreciaciones de tu texto (que me ha encantado).

    Estoy convencida que todos los tiempos son iguales para los soñadores, es una tendencia contra la que no se puede ir..., ¿qué sería de mi sin los sueños? Me gusta soñar...

    Un abrazo entre sueños.

    ResponderEliminar
  2. Ay Rosa, desde que vi Amelie quiero un enano de jardín para llevarmelo de viaje y hacerle fotos!!! jajajajaja! qué bonita es esta peli!! Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Encantada de conocerte,visitarte y encontrarme con tu "delicioso" Blog ha sido un placer
    Tienes razón Amelie es una pelicula de las que no se pueden contar ...hay que verla una y otra vez y dejarnos atrapar por la protagonista
    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Creo que la llegué a ver cuatro veces en el cine, en diferentes ocasiones, y lo cierto es que cada vez que la veo ¡me gusta más! Incluso llegué a tener un enanito de jardín (en nuestro caso de escalera) :P

    ¿Qué sería de todos nosotros sin los sueños?

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. Queridas Laura y Little Emily, estoy de acuerdo con vosotras en que es mejor vivir teniendo sueños, es maravilloso. De echo en el film, la frase:"son malos tiempos para los soñadores", es una afirmación. Yo, prefiero dejarla entre interrogantes. Un beso.
    Querida Princesa Nadie, me ha encantado que visites, mi blog, aquí tienes tu casa, para lo que gustes, encontrarás un poco de todo, espero sea de tu agrado. Un saludo.
    Bea, qué gracia lo del enano, me reí un montón cuando el padre de Amelie, se preguntaba, pero cómo...
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo vi Amelie en un festival de cine, antes de su estreno, en versión original, sin duda no te deja indiferente. Esta llena de pequeños detalles, me encanta!

    ResponderEliminar
  7. No la he visto y viendo tu entrada se que no debo perdérmela...

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Eva, imagino el privilegio de ver el preestreno, sin duda una gran suerte.
    Silvia, en cuanto tengas la oportunidad, no la dejes escapar, te va a encantar.

    ResponderEliminar
  9. Hola Rosa no la he visto.
    Un saludo desde Almeria

    ResponderEliminar
  10. No he visto esta película, pero después de leerte la quiero ver, seguro.

    un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Me gustó mucho está película...no sé cuantas veces fui a verla al cine, acompañada de diferentes personas. Salía siempre con una sonrisa, y queriendo disfrutar al máximo de esas pequeñas cosas...de lo cotidiano. Por cierto, a mí también me encantó esa escena en la que Amelie acompaña al ciego...e ilumina su vida en un instante.
    Un abrazo!! (preciosa entrada, he disfrutado mucho leyéndola)

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario

Quizas te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...